FOTOGRAFÍA PREMAMÁ

Un recuerdo precioso
para la eternidad

El día de las fotos

Algo que me diferencia este servicio de otros que comúnmente encontrarás, es que yo no trabajo con tiempo limitado.

 

Cada vez que una clienta de premamá contrata sus fotos conmigo, tanto yo como mi equipo nos reservamos media jornada para esas fotos.

Media jornada son aproximadamente cuatro horas, bien por la mañana o bien por la tarde.

 

Lo normal es tardar menos de esas cuatro horas, claro,  pero en nuestra filosofía de trabajo no caben los agobios.

No nos gustan porque, ¿te imaginas tener una hora para maquillarte, peinarte, iluminar el plató, posar y que todo salga perfecto? Complicado, ¿Verdad?

Esa es la principal razón por la que no trabajamos con tiempos acotados, La otra es que cada persona es un mundo y hay quienes necesitan mas tiempo para integrarse en el ritmo de una producción fotográfica y quien enseguida siente que está como pez en el agua. 

Nuestro trabajo es hacer que esta experiencia única sea redonda, que nada falle, que el estrés y las prisas queden fuera.

Aquí vamos a pasárnoslo bien, a disfrutar el momento y a conseguir unas imágenes espectaculares.

Y sobre todo, a que te quede el recuerdo de haber vivido una experiencia única el día de tu sesión de embarazo.